Anécdota familiar para unas bodas de plata

0
Bodas de plata
Bodas de plata

Un joven relata una breve historia durante la celebración de las bodas de plata de sus tíos. Tras saludar a los invitados arranca así:

Dicen que las buenas historias comienzan siempre con una llegada. La que he venido a contarles se inicia con un advenimiento. Ahora bien, si es digna o no de ser narrada, habrán de juzgarlo ustedes.

Álvaro Cifuentes lloró por primera vez hace veinticinco años. Su nacimiento, por uno de esos azares con que suele sorprender la vida, se produjo dos meses antes de lo previsto, y pilló por sorpresa a su madre, que en aquel preciso instante se acicalaba para asistir a los esponsales de su hermano. Po supuesto, no pudo hacerlo. Los recién casados inauguraron su luna de miel en el ala materno-infantil de un hospital y el pequeño se colocó en la cúspide del anecdotario familiar.
– ¡Es que no quería perderse mi boda! – exclamaba alborozado el tío cuando se sacaba a colación su prematuro alumbramiento. Cosa que, teniendo en cuenta los estrechos lazos que unían al clan, sucedía con frecuencia.

El tiempo fue pasando sin que otros lances, y los hubo en abundancia, mermaran el protagonismo de la adelantada criatura. Tal es así que, veinticinco años después de venir al mundo, su tío consideró oportuno encargarle la elaboración de un discurso para festejar sus bodas de plata.

El joven aceptó gustoso y vio en la tarea una oportunidad para resarcir a sus allegados del trastorno ocasionado por su prematuro alumbramiento. Y no se le ocurrió otra cosa que narrar la historia de un bebé que no quiere perderse la boda de su tío y nace antes de tiempo, pillando por sorpresa a su madre en el preciso momento en que se prepara para asistir a los esponsales. Un bebé que se coloca en la cúspide del anecdotario familiar y crece hasta convertirse en un joven al que encargan un discurso para las bodas de plata de sus tíos y no se le ocurre otra cosa que contar la historia de un bebé…

Imagen via pixabay

PUBLICIDADSi quieres personalizar tu texto acude a nuestro socio Escriturama.com, donde podrás comprar además de discursos para bodas muchos más tipos de textos: cartas de amor, cartas de despedida, relatos personalizados y muchas más opciones.