El peinado es uno de los aspectos más importantes a considerar en una boda. Para algunos es, junto con el vestido, la piedra angular o la “cereza en el pastel” de una ceremonia exitosa y memorable. Cuando se elige el adecuado ayuda a lucir el vestido, resalta la belleza de la novia y hace que un gran evento se vuelva inolvidable. No obstante, la elección del peinado perfecto puede ser un verdadero dolor de cabeza; pues una mala desición en el corte puede tanto opacar al vestido, la imagen de la novia y, peor aún, dañar la confianza de la festejada en uno de los días más importantes de su vida.

Hay muchos puntos a considerar para tomar la decisión correcta, al grado de que talvez no acabaríamos de mencionarlos. Los expertos coinciden en algunos más importantes que otros; como la hora a la que se realizará el evento; pues es muy distinto el peinado que se utiliza en una boda a medio día que una ceremonia nocturna. El vestido es talvez el factor más importante a la hora de elegir el peinado, no importa que ambos sean geniales si no combinan entre sí. El lugar es otro de los factores básicos a la hora de tomar la decisión, pues no es lo mismo un peinado para una fiesta en la playa que en un salón o en un jardín. La forma de la cara define en gran medida el estilo del corte. Y no debemos olvidar factores como la edad de la novia, tipo de ceja, estatura e incluso el largo y grueso del cuello.

Como se estará dando cuenta no es tan simple elegir un peinado sólo porque nos gusta, claro que hay que partir del gusto propio, pero de ahí buscar que todo esté en armonía y sin olvidar nunca la comodidad.

A veces el truco para lograr el peinado perfecto radica en los accesorios, el adorno o el tocado ideal. Una flor natural puede ser el complemento perfecto para que el conjunto se destaque.

Enfoquémonos en tips específicos para ti(novia):

  • A la hora de elegir a tu estilista busca a alguien con experiencia en este tipo de eventos tan únicos, a veces nos vamos con nuestro estilista de siempre, aunque no sea el mejor para esta ocasión especial, debemos tener en cuenta que no cualquiera domina esta “ciencia” de las bodas.
  • No olvides probar tu peinado con vestido y aretes puestos, pues todos forman un único conjunto.
  • La comodidad sí es un factor importante a la hora del peinado; ninguna novia quiere andar preocupada porque el movimiento del baile o el sudor dañen su atuendo.
  • El balance entre vestido y peinado dicta que una vestimenta más compleja o intrincada requiere un peinado simple para no sobrecargar la vista, y viceversa, un peinado laborioso responde mejor con un vestido sencillo.
  • El cabello más suelto va mejor durante la ceremonia de día y el peinado un poco más complejo se acostumbra de noche.
  • Ten muy en cuenta tu tipo de cabello; pesado, delgado, tupido, escaso, ondulado, chino, crespo, lacio…
  • Los peinados bajos (de poco volumen) generalmente no van con una novia de muy baja estatura y viceversa.

Dada la amplitud del tema, en próximos artículos ahondaremos en las mejores prácticas para cada situación por tipos de cabello, lugar, hora, vestido, etc.

IMagen via pixabay