Estructura de la ceremonia religiosa católica

Pareja ante la iglesia donde van a casarse
Pareja ante la iglesia donde van a casarse
Publicidad

El matrimonio es el paso más importante en la vida de toda mujer y hombre, pues representa el primer paso para empezar una nueva vida. Hablar de una boda se hace fácil, pero organizarla ya es otro cantar. Puede que ya en estos momentos te encuentres con dudas o con los cabellos erizados por lo complicado que puede ser celebrar una ceremonia religiosa católica y lo que todo eso conlleva para lograr dar el “Sí, quiero”. Pero no te preocupes. Sigue leyendo y descubrirás algunos consejos que te servirán de gran ayuda para llevar a cabo tus planes de boda.

Te recomendamos que mientras leas este artículo tengas en mano un cuaderno y un lápiz. Así tomarás nota de todo y formarás tu “diario de la novia”. Este diario se convertirá en el lugar donde organizarás todo para tu día soñado.

Contacta con nuestro socio Escriturama para conseguir un texto personalizado y a medida. Precios muy competitivos y gran capacidad de respuesta.

3 datos interesantes sobre la ceremonia religiosa católica

  • La ceremonia religiosa católica se realiza en una misa. En ella se realiza el rito de la unión mediante el sermón del padre, las lecturas de la biblia que son correspondientes al momento, la colocación de las alianzas y la entrega de las ofrendas, entre otros actos.
  • Para que una boda católica se considere legal ante los ojos del hombre y de Dios debe ser auspiciada por un sacerdote. Será este el representante de la iglesia católica y el único que puede dar la legalidad correspondiente a la unión.
  • Los matrimonios religiosos católicos se llevan a cabo en las iglesias. Sin embargo, existen novios a los que les gustaría hacer su boda al aire libre. Para lograr esto necesitas del consentimiento del arzobispado para que te permita hacer la ceremonia en un lugar al aire libre.

La estructura de la misa

La ceremonia religiosa católica sigue un protocolo muy conocido por todos. Este protocolo forma parte de una tradición muy antigua en la que se celebra la unión  de las vidas de dos personas.

La misa se compone de la siguiente manera:

Entrada a la iglesia

Los invitados deben estar presentes en la misa veinte minutos antes de lo estipulado. Deben ser organizados de acuerdo a la posición de los bancos. Los invitados y familiares de la novia deben ser ubicados en el lado izquierdo, y los del novio en el lado derecho. Estas  serán posteriormente las posiciones que los novios tomaran en al altar. Es un rasgo de buena educación que los invitados se encuentren ya sentados al momento de llegar la novia.

Cuando todos estén en su posición el novio hace su entrada con su madrina o madre. Esta entrada se hará a paso lento. Una vez este en el altar debe esperar por la novia. La entrada de la novia es mucho más especial por lo que primero se contara con la entrada de los pajecitos y las damitas. Pueden ser colocados en parejas o en solitario y cada uno debe llevar cosas diferentes. El primero debe llevar una canasta de pétalos de flores que ira dejando caer por el camino que pasara la novia. Los otros llevaran las alianzas, y los demás las ofrendas para la iglesia.

Finalmente ingresan las damas de honor y después la novia bajo el abrazo de su padrino o padre. Por él es por quien es llevada frente al altar al lado del novio.

Recuerda: la novia debe estar en el lado izquierdo y el novio en el derecho.

Inicio de la ceremonia

Saludo del sacerdote

El inicio de la ceremonia religiosa católica se da la siguiente manera: El sacerdote se dirige con un saludo a los novios. Saluda también a los invitados que se encuentran reunidos para presenciar la unión de estas personas, bendiciéndoles y comenzando con la Monición.

La monición

La Monición es la explicación de la palabra de Dios que será dada en la misa en referencia al matrimonio y luego dará paso a los que fueron escogidos para las lecturas correspondientes.

Lectura del sagrado libro (Salmos, cartas y la palabra del Señor)

Las lecturas que se van a realizar son escogidas por el sacerdote. De todos modos, te dejamos algunas lecturas que quizás te gusten para el día de tu boda. Si es así, coméntaselo al sacerdote encargado de tu boda.

Libros: Génesis: 2, 18-24 – Cantar de los cantares: 2, 8-10. 14. 16a; 8, 6-7ª – carta del apóstol San Pablo a los Efesios- carta del Apóstol San Pablo a los Corintos: 12, 31-13, 8ª

Salmos: 33, 2-9 – 144, 145

Homilía

La lectura del Evangelio será leída únicamente por el sacerdote y al terminar comenzara la Homilía. La homilía son las palabras de reflexión que dirige a los novios sobre la vida en pareja, los problemas que pueden padecer y el cómo superarlos. Así como darles un emotivo mensaje que les recuerda que la presencia de Dios estará siempre con ellos.

Un ejemplo de homilía para novios y público sería la siguiente:

Textos: Génesis 1,26-28.31a.

A imagen de Dios

El hombre y la mujer, dice la Palabra, fueron creados a imagen de
Dios. Queridos hermanos, ¿habéis pensado alguna vez con detención
sobre esto? Fuimos hechos a imagen y semejanza de Dios… ¿No
encontráis en esto una grandeza muchas veces olvidada?
Somos imagen de este Dios que en los textos de la Biblia se nos
presenta como Padre, que da la vida, que crea belleza, que perdona sin
fin, que ama por amor… El Dios de Jesucristo no suele hacer definiciones
teóricas acerca del amor; más bien acompaña al pueblo con gestos
concretos, con hechos precisos y preciosos de amor, situados en un
marco y en unas personas determinadas. Como hoy, que en este marco y
en estas personas determinadas, N. y NN., Dios hará el gesto de unir su
amor para siempre.

A este gesto lo llamamos sacramento porque es un signo concreto de
la intervención del Padre en la historia de estos dos jóvenes. El
sacramento del matrimonio no entra ya en las nuevas generaciones por
definiciones abstractas, sino cuando la vida de la pareja es de verdad un
signo, es decir, cuando el hombre y la mujer se van definiendo como
personas auténticas, y ejercen la tarea tan humana y tan divina de dar
vida, crear belleza, perdonar siempre, amar por amor.
¿No podría ser que vivir a imagen de Dios y vivir como personas
auténticas fuesen, al fin y al cabo, una misma cosa?

En la medida de Dios

Hermanos, Dios ha privilegiado la unión del hombre y la mujer para
que reflejara, fuese imagen, del amor que El nos tiene. Por tanto, si
hubiera que medir la dignidad del amor de los esposos cristianos, habría
que hacerlo con la medida de Dios… que está fuera de toda medida
humana, gracias a su Hijo Jesucristo. Ya lo decía San Agustín: “La
medida del amor es amar sin medida”.
Jesucristo, la imagen nítida del Padre, es la medida que vosotros
habéis escogido para vuestro amor. Sed siempre conscientes de ello.
Los anillos que dentro de poco os intercambiaréis, os recordarán
siempre que estáis participando de la alianza que Dios ha establecido con
su puebio, sellada con un amor que no tiene principio ni fin; como un
anillo que por su forma circular no se puede decir dónde empieza ni
dónde termina.

Jesucristo, garantía de felicidad

Hemos de partir siempre de que las personas son débiles, inclinadas
con frecuencia a olvidar sus compromisos, y que nuestro mundo siempre
quiere hacernos ver las cosas como no son… Yo os preguntaría: ¿quién
os puede asegurar a vosotros dos que seréis fieles? ¿Que garantía
tenéis que este amor que hoy florece no se agostará dentro de algún
tiempo? Queridos hermanos, no penséis que el sacramento actúe como
un seguro válido para todo riesgo. No. Si Jesucristo es vuestra medida,
pensad que El tiene que ser también vuestra única seguridad. ¿Y cual es
esta seguridad? Pues bien, la única garantía que nos ha enseñado
Jesucristo es esta: Que tú, N. te digas: “Amaré tanto a NN, procuraré
entenderla tanto, la perdonaré tantas veces, me sacrificaré tanto por ella,
si es necessario padeceré tanto por ella, que acabará por descubrir que
realmente la amo” Y que tú, NN., te repitas: “Amaré tanto a M, procuraré
entenderlo tanto, lo perdonaré tantas veces, me sacrificare tanto por él, si
es preciso sufriré tanto por él, que no tendrá más remedio que descubrir
que lo amo”.
Este, y no otro, es el estilo de Cristo y el estilo de sus seguidores. Esta
es también vuestra única seguridad. Un matrimonio así, es indisoluble,
pero no porque lo diga una ley, sino porque el amor lo hace fuerte.
Quienes os encuentren por la vida, muy queridos N. y NN., necesitan
que seáis un signo claro y limpio de aquel Amor que no pasa ni se
destruye.
Vamos ahora a celebrarlo. Ojalá vuestro gesto de hoy nos anime a
todos a empezar de nuevo cada día el sublime deber de ser personas. A
imagen de Dios.

Ejemplo de homilía extraído de Mercaba.org

El rito del matrimonio

Escrutinio

El escrutinio son preguntas hechas por el sacerdote dirigidas a los novios que deben responder al mismo tiempo y diciendo lo mismo. Un ejemplo de escrutinio:

Sacerdote: -Nombre de los novios- ¿Vienen ustedes ante Dios para contraer matrimonio sin ser obligados, por su propia voluntad y libertad?

Novios: Sí, venimos libres y voluntariamente.

Sacerdote: ¿Están dispuesto a amarse y respetarse mutuamente siguiendo la vida digna del matrimonio impuesto por Dios, durante toda su vida?

Novios: Sí, estamos dispuestos.

Sacerdote: ¿Están los dos dispuestos a recibir a Dios en su vida, recibir los hijos que el señor les envié y acogerlos bajo las leyes de Cristo y la santa Iglesia apostólica y católica?

Novios: Sí, estamos dispuestos.

Consentimiento

Luego de esto empezara el momento más esperado de toda ceremonia religiosa católica: el consentimiento. El consentimiento es el momento de dar el “sí, quiero”. El padre se acercara a los novios estando frente a ellos. Luego se dirigirá a cada uno de la siguiente manera:

Sacerdote: ¿Pedro aceptas por esposa a Sara y prometes serle fiel, en la salud y en la enfermedad, en la prosperidad y en la adversidad, amándola y respetándola hasta que la muerte los separe?

Pedro: Sí, acepto.

Sacerdote: Sara ¿aceptas por esposo a Pedro y prometes serle fiel, en la salud y en la enfermedad, en la prosperidad y en la adversidad, amándola y respetándola hasta que la muerte los separe?

Sara: Sí, acepto.

Sacerdote: Que el señor confirme este consentimiento que han manifestado delante de la iglesia y realice en ustedes lo que su voluntad promete. Lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre.

Colocación de las alianzas

Ante esto el sacerdote procederá a bendecir las alianzas y las arras, que son el anillo y unas monedas que simbolizan la unión y la riqueza y bien material respectivamente y luego de colocarse los anillos los novios pueden sellar su unión con un beso.

Oración de los fieles

Luego se comienza con la relación de los fieles que son las peticiones que se hacen para bendecir la unión. Un ejemplo de oración de los fieles puede ser:

Sacerdote: Oremos, hermanos, por las necesidades de la santa Iglesia y de todo el mundo, y encomendemos especialmente a nuestros hermanos N. y N., que acaban de celebrar con gozo su matrimonio.

  1. Por la santa Iglesia, para que Dios le conceda ser siempre la esposa fiel de Jesucristo. Roguemos al Señor.
  2. Por la paz de todo el mundo, para que cesen las ambiciones, desaparezcan las injusticias y enemistades y brote por todas partes el amor y la paz. Roguemos al Señor.
  3. Por los nuevos esposos N. y N.,para que el, Espíritu. Santo los llene con su gracia y haga de su unión un signo vivo del amor de Jesucristo a su Iglesia. Roguemos al Señor.

Así hasta unas 10 peticiones u oraciones.

Comunión

Luego se procederá a consumir el cuerpo de cristo la cual pueden hacerlo todos aquellos que han hecho el sacramento de la comunión. Pueden todos sentarse mientras el padre recibe las ofrendas para bendecirlas y prepara el cuerpo de cristo para poder ser consumido.

Bendición

Terminada la consumación se proceden todos a sentar hasta que el sacerdote bendice la unión nupcial. De esta manera se otorga a la pareja la fortaleza de poder vivir juntos. La misa termina al rezar el Padre Nuestro y hacer una bendición final en donde se bendice y agradece a todos los invitados.

Salida de la Iglesia

A la salida de la iglesia es típico que los novios sean recibidos por arroz. También puedes usar pétalos de rosas, confetis o similares. Los ahora marido y mujer se dirigen a su coche para luego ir al recinto donde celebraran la fiesta. De esta forma se termina de celebrar la ceremonia religiosa católica que tanto sueñas realizar.

Para que disfrutes al máximo tu día recuerda que debes tener todo planificado con anticipación y disfruta tu momento con todos tus seres queridos y el amor de tu vida.
Foto de boda creado por freepic.diller – www.freepik.es

Si tienes alguna sugerencia o quieres solicitar que incluyamos algún tipo de texto en la web contáctanos con el siguiente formulario de sugerencias del usuario