Discurso de boda: una estructura simple

5
Boli y papel
Boli y papel
Publicidad

Parece algo un poco estúpido, pero no es así. Me refiero a la estructura que aquí os planteo: una apertura, donde comienzas tu discurso, un cuerpo donde lo desarrollas, y un cierre, con o sin brindis, donde lo acabas. Digo que es estúpido porque parece un poco de lógica, pero por eso mismo que es de lógica a veces se nos olvida.
Con estas tres simples fases tendremos preparado nuestro discurso de boda. Ahora que ya sabemos esto sólo nos falta pasar a la acción. Coge boli y papel porque hoy es el día en el que vas a comenzar a escribir tu pequeño discurso. Ya seas el novio, la novia, el padrino o la madrina, o simplemente un familiar o amigo de los novios, quiero que cojas un papel y empieces a escribir lo que te venga a la mente conforme vayas leyendo las siguientes líneas, aunque solo sean ideas difusas.
Empezamos.

1) Apertura del discurso de boda

  • Di tu nombre y cual es tu papel en la boda o cual es tu relación con los novios (padrino, madrina, amigo, familiar…)
  • Agradece a los invitados el haber acudido a la boda.
  • Si lo crees necesario agradece al salón de banquetes su buen hacer.
  • Padres de la novia o el novio: da la bienvenida a tu familia a la persona que se está casando con tu hija/o haciendo un comentario afectuoso sobre el/ella.

Tras los anteriores pasos, puedes comenzar con una cita o una anécdota (nombrándola simplemente, sin desarrollarla, pues es el desarrollo vendrá en la segunda parte, el cuerpo), algo corto y conciso,algo donde un toque de humor te haga cosechar unas primeras risas entre el público, eso sí, siempre con un toque de elegancia y alejándote de lo chabacano. Esta parte final de la apertura será la verdadera introducción a tu discurso.

Te dejo algunas citas que te pueden interesar, sacadas de este libro “¡Que hable, que hable!”:

  • El amor es lo mejor. (Robert Browning)
  • El amor es mejor que el oro y que todas las riquezas. (John Lydgate)
  • El amor es lo que hace girar el mundo. (Anónimo)
  • Si nunca has sido amado, nunca has vivido. (John Gray)
  • Dos almas pero un solo pensamiento, dos corazones en un solo latido. (María Lowell)
  • Las mujeres están hechas para ser amadas, no para ser comprendidas. (Oscar Wilde)
  • Todo por amor y nada por interés. (Edmund Spencer)
  • El devenir del verdadero amor nunca es un camino llano. (William Shakespeare)
  • Lo mejor y más bello de este mundo no puede verse ni tocarse. Eso solo lo puede sentir el corazón. (Hellen Keller)

En definitiva, la apertura es donde te ganas la atención de los asistentes a la boda. Después, la siguiente fase del discurso de boda: el cuerpo del discurso.

2) Cuerpo del discurso de boda

En esta parte del discurso desarrollas las ideas que has introducido en la apertura. Se trata de que expliques bien esas anécdotas o de que des el por qué de una cita que has nombrado. Hablar de como crecisteis juntos, el colegio o historias de trabajo o de fiesta (cuidado con estas historias, no cuentes por ejemplo la de aquel día que el novio acabo por los suelos de lo borracho que iba).

También puedes sacar a relucir las buenas cualidades tanto del novio como de la novia.

Puedes ayudarte de alguna poesía o letras de canciones que evoquen tu relación con los novios o su propia relación. Por ejemplo, puedes leer una bonita poesía sobre el amor para ejemplificar la buena relación que mantienen entre los novios.

Todo esto deberías hacerlo con un toque de humor que hará que tu público suelte alguna carcajada  e incluso alguna lagrima. Tras el cuerpo del discurso de boda pasamos a la parte final: el brindis.

3) Cierre o Brindis del discurso de boda

Para cerrar tu discurso, haz un breve repaso de los puntos principales que han conformado tu discurso. Esto hará ver a tu público que la cosa está llegando a su fin.

Si ya estás en la comida o cena, si es durante la ceremonia no termines con un brindis,  invita a la gente a levantar sus copas para hacer un brindis por la pareja.

Sino haces un brindis lo más fácil es terminar con un “¡vivan los novios!”.

El brindis puede ser alguno de estos:

  • ¡Que seáis muy felices y nosotros que lo veamos!
  • ¡Se nota que aquí hay amor, viva la novia, viva su novio,que vivan los novios!
  • ¡Sois el optimismo personalizado, que vivan los novios!
  • Propongo un brindis al amor, la risa y la amistad, ¡salud!

Imagen via Flickr

PUBLICIDADSi quieres personalizar tu texto acude a nuestro socio Escriturama.com, donde podrás comprar además de discursos para bodas muchos más tipos de textos: cartas de amor, cartas de despedida, relatos personalizados y muchas más opciones.