Los elogios de la hermana del novio

0
Hermana del novio
Hermana del novio

Desde leerenbodas os presentamos un discurso en el que la hermana mayor del novio se deshace en elogios hacia su cuñada, su sobrina y, claro, su querido hermano. Si deseas leer más discursos de familiares dirigete a nuestra sección Discursos de familiares.

Sin más, allá va el discurso de la hermana del novio.

Hola a todos, familiares y amigos,

La mayoría ya me conocéis, pero para los despistados, soy Linda, la hermana de Teo. Aunque hace tiempo que este día se veía venir, supongo que una nunca está del todo preparada para ver cómo su hermano pequeño se casa. Así que voy a hablar un poquito de mi relación con él.

Aunque solo nos llevamos ocho meses, hubo un tiempo, cuando niños, en el que esa diferencia se notaba, sobre todo a la hora de hacer trastadas: yo era la cabeza pensante y él mi compinche. Menos mal que nuestros padres siempre fueron conscientes de ello y las reprimendas me las llevaba yo. Pese a esa diferencia de edad, o precisamente porque es tan poco lo que no llevamos, la complicidad y el respecto entre ambos siempre han sido inmensos y recíprocos.

Recuerdo un día, yo tendría unos cinco años, en el que nos dio por subirnos a un aparatoso perchero de hierro que teníamos en casa, en la entrada. De un momento a otro, pasamos de estar colgados a estar debajo del armatoste, que venció y se nos vino encima. En vez de llorar o asustarnos, los dos comenzamos a reírnos como locos. Para mí, aquella escena ilustra muy bien nuestra relación. Además, si me paro a pensar, no recuerdo ninguna ocasión en la que hayamos tenido una discusión de peso, algo extraño entre hermanos que se han criado pasando tanto tiempo juntos.

Con los años, los roles se invirtieron: Teo dejó de ser mi conejillo de indias y fui yo la que pasó a encubrirlo y protegerlo en sus correrías de adolescente y, más tarde, como universitario. Aunque, todo sea dicho, y como buen hermano que es, nunca me lo puso difícil en ese aspecto.

A mí querida cuñada, Sonia, la conocí en uno de mis viajes a Cuenca. Por entonces, Teo y ella llevaban poco tiempo saliendo, pero la compenetración y el buen rollo entre ambos ya era más que evidente. Sonia es una persona que destaca por su alegría, por su extraversión, su responsabilidad y porque su cabecita nunca para quieta. Cuando mi hermano me dijo por qué estaba con ella supe que la cosa iba muy en serio: Sonia, además de hacerle sonreír constantemente, le hacía feliz.

No pasó mucho tiempo hasta que Sonia se mudó a casa de mi hermano, y desde entonces hasta hoy. A lo largo de este periodo, además de haber dado ejemplo de cómo ser una pareja ejemplar, desprendiendo buen rollo entre sí y de cara a los que hemos tenido la suerte de estar cerca de ellos, Teo y Sonia dieron un valiente paso adelante, más importante incluso que el día de hoy: tuvieron a Luna, mi sobrina, de la que, además, soy madrina.

Como sabréis, Teo le lleva once años a Sonia, un detalle que no pasaría de mera anécdota de no ser porque yo a mi marido también le llevo nueve. Debe ser un mal de familia, esto de ser unos asaltacunas. O que tenemos un espíritu joven, según se mire. Espero que la nueva etapa que a partir de hoy os espera, como marido y mujer, no os cambie lo más mínimo. Habéis construido una hermosísima relación, y ya sois papis, así que solo os queda cuidar lo que tenéis y apoyaros entre los tres. Y seguir creciendo como personas, claro. Espero que continuéis siendo tan familiares como hasta ahora, que podamos seguir disfrutando juntos de comilonas infinitas y que nunca nunca caigáis en la monotonía. Seguro que la creatividad de Sonia y la energía de Luna contribuyen a que así sea.

Por mi parte, y después de todo lo dicho, solo me queda daros las gracias, a los tres, por haber compartido vuestra alegría y amor con nosotros. Estoy orgullosa de haber crecido con una persona tan bella como mi hermano, estoy orgullosa de que Teo haya encontrado a una mujer tan excepcional como Sonia y, claro, estoy orgullosísima de tener a una sobrina tan encantadora.

Os quiero. Gracias.

PUBLICIDADSi quieres personalizar tu texto acude a nuestro socio Escriturama.com, donde podrás comprar además de discursos para bodas muchos más tipos de textos: cartas de amor, cartas de despedida, relatos personalizados y muchas más opciones.