Discurso en una boda de un amigo del novio

Amigo del novio en una boda
Amigo del novio en una boda
Publicidad

Hoy os traemos un nuevo escrito pensado para leer por un amigo del novio: Lectura de amigo del novio. Recordad que, como siempre, nuestro consejo es que pilleis un poco de cada texto y que le pongais vuestro granito de arena para personalizar el texto. Si lo de escribir no os apasiona siempre podeis pillar un texto completo y leerlo tal cual. Y a partir de ayer también teneis la posibilidad de solicitar vuestro propio texto personalizado.

La lectura de boda

El día que (NOMBRE DEL NOVIO) me pidió que dijera unas palabras en su boda una sensación de orgullo y cariño me recorrió el cuerpo, pues son tan pocos los buenos amigos, los compañeros de viaje con los que uno al cabo de la vida puede contar, que hace de este gesto una sensación indescriptible y un motivo más para estar  contento y a tu lado.

 

Contacta con nuestro socio Escriturama para conseguir un texto personalizado y a medida. Precios muy competitivos y gran capacidad de respuesta.

Recuerdo cuando eramos niños y venías a buscarme para callejear por nuestro barrio; también me viene a la cabeza como desde muy pequeños me ganabas jugando a las chapas, ¡que duro eras!

 

Esa fuerza que demostrabas, ese carisma, es el que ha hecho que no me haya despegado de tí en todos estos años. Y hoy, una vez más, “ganas” una partida a la vida,  pues estás rodeado de la gente que te quiere y casándote con la mujer  que amas: (NOMBRE DE LA NOVIA).

 

Aún recuerdo cuando me hablaste de ella y parecías un escolar  de primer grado, temblando, enamorado ya y feliz. ¿Qué decir de Cris? Con ella he ganado una buena amiga, pues es una mujer genial y el estar juntos os hace ser una magnifica pareja.

 

Para terminar quiero invitaros a reflexionar con unas palabras: si un amigo hiciera una gran fiesta y no me invitara, no me importaría, pero si un amigo tuviera un problema, si un amigo sufriera las inclemencias de la vida y no me considerara digno de llorar con él, esa sin duda, sería la peor desgracia que podría ocurrirme. Por esto, os agradezco enormemente haberme invitado a vuestra boda y como grandes  amigos que sois espero poder compartir muchos momentos felices con vosotros. Y si vienen momentos malos y necesitais mi ayuda, ahí estaré para ayudaros.

 

Dicho esto, solo que me queda decir: ¡qué vivan los novios!

Imagen vía flickr

Si tienes alguna sugerencia o quieres solicitar que incluyamos algún tipo de texto en la web contáctanos con el siguiente formulario de sugerencias del usuario