¿Amante del arte? Has llegado al mejor lugar, aquí en Leerenbodas.com te daremos una pincelada ceremonial.

El ritual de la ceremonia artística es muy original y creativo, especial para las personas que aman el arte. Se puede hacer en una galería, sólo es cuestión de averiguar, pues casarse en el ambiente que te inspira, rodeados de sus familias, amistades y gran extensión del arte puede convertirse en el mejor día de tu vida.

Si tu pasión es el arte ¡No te limites! Dale el toque artístico a la ceremonia. Que la inspiración sea el amor que ambos se tienen como amantes, esposos y amigos.

¡El amor es creatividad!

Simbolismo

La ceremonia artística simboliza la fusión de dos almas. Un lienzo en blanco significa el gran día de la ceremonia y un nuevo amanecer. Cada color derramado en el cuadro son las experiencia que van a ir adquiriendo durante el matrimonio “El camino”. Cada color que surja será una circunstancia que traerá felicidad, bendiciones, adversidad, pasión y demás.

Es una ceremonia muy llamativa, perfecta para simbolizar el entusiasmo, las pasiones y sobre todo la unión matrimonial.

Ceremonia del cuadro

En la ceremonia artística los esposos deben escoger sus colores favoritos, llenaran dos recipientes de cada pintura. Al mismo tiempo van a agregar cada uno el color sobre el lienzo, lo que da como resultado la unión de ambas tonalidades. Dará una forma especial y será la representación de su unión y un recuerdo de ese gran día.

El cuadro es un gran objeto para recordar que a pesar de los problemas, su vida está entrelazada y son una gran equipo, compartirán el lienzo de sus vidas y pueden ponerle en cada circunstancia una gota de amor a sus vidas.

No es estricto dejar que la pintura agarre forma, si los novios lo aceptan pueden hacer un dibujo, símbolo o abstracto. Y como nos encanta el arte, es importante que ambos participen y den forma a su cariño. Una opción particular, sería las manos pintadas e impregnadas en el lienzo virgen.

Y para esas novias que piensan que se van a salpicar ¡tenemos la solución!

Ya que el vestido es un elemento primordial y tiene que brillar. Lo mejor es buscar un impermeable blanco que cubra la parte delantera del vestido. Por colocarse un impermeable no se nos va a echar a perder la fiesta ¡Al contrario! Es lo que se necesita para que al terminar, la novia luzca como toda una reina. De igual! forma puede hacer el novio.

Existen muchas parejas que prefieren hacerlo sin impermeable, pues ajustan sus pinceladas.

Si la novia planifica con cautela puede optar por un segundo vestido. La mejor opción es hacerlo de papel hojilla o seda, el cual se hace manejable para construir un elegante atuendo. De esta forma la novia puede desplazarse con tranquilidad durante el ritual con pinceladas. Así se salpique quedará más especial. Al terminar puede retirarlo y ponerse el vestido anfitrión.

Que el arte que ambos van a crear, hable por sí solo

¿Qué te parece? ¿Piensa integrar esta ceremonia a tu boda? ¡Anímate!

Foto vía Pixabay