Los 5 mejores versos biblicos para bodas católicas

Boda en iglesia
Boda en iglesia

Este artículo está escrito por Yasmina Soriano, periodista y voluntaria entusiasta para leer en todo tipo de bodas de familiares y amigos. Siempre busca la creatividad o intensidad en esos momentos en los que las emociones están a flor de piel.

Los 5 mejores versos biblicos para bodas católicas

Leer en un enlace religioso tiene dos limitaciones: la fuente de nuestro discurso para la boda se debe reducir a la Biblia y quién sube a leer debe adoptar una actitud protocolaria y formal. Ante este estricto margen, en este post te ofrecemos una selección de los 5 mejores versos de la Sagrada Escritura. En este caso, estos fragmentos enfatizan la relación entre un marido y una mujer, y se pueden ampliar con unas palabras de cosecha propia que relacionen a la pareja con la genialidad del texto bíblico:

Proverbios 31:10–11

¿Quién puede encontrar una virtuosa y capaz mujer? Ella es más preciada que los rubíes. Su marido puede confiar en ella, y ella enriquecerá enormemente su vida.

Pedro 3:7

De la misma manera, vosotros maridos deben honrar a vuestras esposas. Trata a tu esposa con comprensión ya que vivís juntos. Ella puede que sea más débil de lo que tú eres, pero ella es tu igual compañera en este obsequio de Dios que es una nueva vida. Trátala como debes, así tus plegarias no se verán entorpecidas.

Corintios 7:1–40

Permite a cada hombre tener su propia esposa, y permite a la esposa tener su propio marido. Permite que el marido proporcione a su esposa el afecto que necesita, de la misma manera que la esposa al marido. La esposa no tiene autoridad sobre su propio cuerpo, pero su marido sí. Y de la misma manera el marido no tiene autoridad sobre su propio cuerpo, pero la esposa sí. No os privéis el uno del otro, excepto por consenso durante un tiempo, el que dediquéis a vosotros mismos para el ayuno y oración; y volved juntos otra vez así no caeréis en la tentación de Satán por pérdida de control sobre uno mismo.

Efesios 5:23–33

El marido es el encargado de la esposa, así como Jesucristo es el líder de la Iglesia, su cuerpo, y es él mismo su Salvador. Como la Iglesia entrega a Jesucristo, también las esposas deben entregarse por entero a sus maridos. Maridos, amad a vuestras esposas, como Jesucristo amó a la Iglesia y renunció a sí mismo por ella… de la misma manera que los maridos deben amar a sus esposas como aman sus propios cuerpos. Él, quién ama a su esposa, se ama a sí mismo… y permite ver a la esposa que ella misma respeta a su marido.

Proverbios 18:22

Él quién encuentra una esposa, encuentra una buena cosa. Y obtiene el favor de Dios.

En leerenbodas.com queremos ayudarte a que triunfes en ese momento tan importante que es protagonizar un discurso de boda. Para conocer qué otras lecturas bíblicas pueden funcionar  busca en la categoría lecturas biblicas.

PUBLICIDAD
Contacta con nuestro socio Escriturama para conseguir un texto personalizado y a medida. Precios muy competitivos y gran capacidad de respuesta.

Imagen via flickr